Ecomaternal

Recursos, ideas y experiencias sobre maternidad, crianza, salud, educacion, ecologia

Beneficios y riesgos de la soja 22 agosto 2011

Archivado en: Alimentacion natural — ecomaternal @ 2:46 pm

Hoy en día la soja está bien integrada en nuestra alimentación y la encontramos en todo tipo de productos alimenticios. Es vista como una alternativa a la carne y a los productos de origen animal como la leche. Hasta se considera un producto eficaz para aliviar los problemas relacionados con la menopausia. Sin embargo también hay quien dice que no es del  todo buena para nosotros.

Aquí os he recopilado unos documentos interesantes sobre riesgos y beneficios de la soja sacados de fuentes oficiales y alternativas. Como veréis es mejor consumirla con moderación. No hay que olvidar que ha sido introducida muy recientemente en nuestra alimentación y en grandes cantidades, al contrario de lo que pasa en países asiáticos. Y eso evidentemente sin hablar de los efectos que puede tener la soja transgénica.

  

Vandana Shiva, científica, filósofa y escritora India. Activista en favor del movimiento campesimo, recibió el Premio Nobel Alternativo en 1993.

 

¿Los productos derivados de la soja son buenos para la salud?

El lobby de la soja hace todo lo posible para promover esta legumbre y sus derivados como sustituto a todo tipo de alimentos. Aunque se habla mucho de sus ventajas para la salud, estudios demuestran que pasar a una dieta basada en ella puede ser peligroso para la salud. Los alimentos derivados de la soja contienen sustancias tóxicas en concentraciones que pueden ser peligrosas para los seres humanos y los animales.

En las semillas de soja hay sustancias que inactivan el correcto funcionamiento del páncreas pudiendo desembocar en un cáncer. Estas sustancias se encuentran sobretodo en la harina de soja, mientras que en los países donde se come tradicionalmente soja se consume sobretodo fermentada.

En las semillas también hay lecitinas que interfieren en el sistema inmunológico y la flora microbiana intestinal. Las semillas también contienen un ácido que interfiere en la absorción de minerales como el calcio, el magnesio, el zinc, el cobre y el hierro.

El mayor riesgo viene de su alto contenido en estrógenos, sobretodo en la soja transgénica. Dado que la soja está presente en numerosos productos alimenticios, incluso en alimentos para bebés, significa que éstos están expuestos a dosis elevadas de estrógenos. Los bebés alimentados con productos elaborados a base de soja ingieren a diario una dosis de estrógenos equivalente a la de 8 a 12 píldoras anticonceptivas.

Hace referencia a distintos estudios científicos, entre lo cuales están los de Mike Fitzpatrick  sobre la toxicidad de las semillas de soja, S.L. Fitzgerald sobre la absorción de los oligoelementos, B.A. Charpentier sobre la acción de la soja en el páncreas y F.A. Kinil sobre la toxicidad hormonal en el recién nacido.

 


Articulo de Isabel Jimenez, Naturópata  Elever son enfant autrement, n°11, 2008. (Revista francesa de Crianza natural. Traducción Ecomaternal

 

La soja: ¿una legumbre beneficiosa?

 

De todas las legumbres, la soja da mucho de qué hablar. Tendría tantas propiedades como la carne: se la llama la “vaca china”. Pero sería peligrosa para las mujeres dada su alta tasa de fito-estrógenos. Otros piensan también que es un alimento que se digiere mal y que puede ser tan alergénico como la leche de vaca. ¿Qué pensar de todo ello?

 

La soja es una legumbre rica en proteínas. Comparada con otras legumbres, ésta contiene todos los amino ácidos esenciales en los niveles recomendados porla OMS.Enefecto,la OMSrecomienda una tasa de amino ácidos esenciales en mg/g de proteínas para cada alimento, para un aporte equilibrado en proteínas. Sin embargo, en función del sistema digestivo de cada uno, las proteínas vegetales se digieren mejor o peor. Puede ser aconsejable asociarlas con proteínas animales para aumentar la asimilación de los amino ácidos esenciales. La soja contiene también lípidos, compuestos en su mayoría por ácidos grasos esenciales, que contribuyen a luchar contra el colesterol malo y a favorecer un buen funcionamiento del sistema cardiovascular.

 

Un alimento que hay que consumir con moderación

La soja contiene antitripsinógeno y esteatógenos. Estos impiden el buen funcionamiento de la tripsina, encima digestiva del páncreas, y el buen funcionamiento del hígado. Para evitar la acción de estos componentes hay que dejar fermentar la soja. Se obtendrá, en función del tipo de fermentación, tamari, shoyu, natto, tempeh o miso. Así es como los pueblos asiáticos consumen habitualmente la soja. Es imprescindible evitar la leche de soja y consumir poco tofu. La leche de soja, cuyo consumo ha aumentado desde que se desconfía de la leche de vaca, satura el hígado y es además altamente alergénica. Si un niño no es amamantado o si debe recibir leche que no sea leche materna, es imprescindible evitar las preparaciones a base de soja que aportan fitoestrógenos, además del riesgo de alergia cruzada con proteínas de leche de vaca. Estos fitoestrógenos podrían conducir a problemas hormonales, sobre todo en el niño varón.

 

Hormonas problemáticas

En efecto, la soja contiene fitoestrógenos. Son componentes vegetales parecidos a los estrógenos. Entre ellos se encuentran las isoflavonas que están en grandes cantidades en la leche de soja. Consumidas en grandes cantidades desequilibran la balanza estrógenos-progesterona.

Este exceso de estrógenos puede originar quistes, fibromas o mastopatías.  Hay que consumirlos con moderación durante el embarazo. En cambio, durante la menopausia, el consumo (siempre moderado) de soja ayudará a una mejor prevención de la osteoporosis et de los trastornos de la menopausia.

La soja debe por tanto consumirse en su justa medida por sus propiedades benéficas y fermentada con el fin de evitar factores antidigestivos y su nocividad para el hígado.

 

Nota: los llamados “brotes de soja” son en realidad brotes de judía mungo.

 

 

 

 

 

 

Extracto del libro del naturópata francés, Eric Darche Mi alimentación, mi mejor médico

Traducción Ecomaternal

 Según un estudio publicado por el Lancet en 1997, el simple hecho de beber 2 vasos de leche de soja al día es suficiente para perturbar los ciclos menstruales de la mujer.

 

El plasma de los niños alimentados con leche maternizada a base de soja contiene13000 a22000 veces más estradiol (estrógeno o hormona femenina) que el plasma de niños alimentados con leche de vaca maternizada (Sally Fallon, 3er Simposium internacional sobre soja). Numerosos vegetales comestibles contienen fitoestrógenos, pero la concentración en estrógenos es 10000 veces menor que en la soja.

Por otra parte, se estima que un bebé alimentado exclusivamente con leche de soja recibe el equivalente en estrógenos (proporcionalmente a su peso corporal) a al menos 5 píldoras anticonceptivas al día, lo que tiene como resultado una pubertad precoz en las niñas. En los niños la soja multiplica por cinco el riesgo de anomalías del pene cuando la mujer ha consumido soja durante el embarazo.
Se aconseja comer únicamente soja fermentada si se desea consumir un poco. Se desaconseja la soja para los bebés. En caso de alergia a la leche de vaca, no hay que sustituirle la leche de soja: se trata de un alergénico conocido.

 

Michel Dogna precisa que según algunos estudios parece ser que las personas que comen una porción normal de tofu dos o tres veces por semana, presentan un estrechamiento acelerado del cerebro junto con una disminución de funciones cognitivas. Otros estudios de 1986 habrían demostrado que la ingesta de soja puede provocar serios problemas neurológicos y acarrear trastornos emocionales, desde el mal humor hasta la depresión crónica o permanente. 

Los chinos y los japoneses utilizan sobre todo la soja como condimento y no como sustituto de las proteínas animales. Un francés al que le encanten los productos a base de soja consumirá más que la media asiática. Los japoneses, los mayores consumidores del continente, ingieren una media de 45mg de isoflavonas al día (estrógenos). Es menos que la cantidad que se encuentra en una sola amburguesa vegetal o un bol de “tonvu”.
La soja debe consumirse preferentemente fermentada: miso, tempeh, shoyu, tamari. En efecto la fermentación permite destruir la casi totalidad de los tóxicos de la soja. El consumo de soja cocida deberá ser moderada y ocasional.

 

Según el doctor Claude Hughes, la soja se ha provisto de varios medios para luchar contra sus depredadores naturales. Constituye un anticonceptivo oral potente, cargado de numerosas toxinas, lo que permite que los depredadores que la comen disminuyan en número y en tamaño.

 

Elementos tóxicos de la soja:

factor de agregabilidad

factor antitiroideo

factor anticrecimiento

factor antitripsinógeno (que dificulta la correcta digestión de las proteínas), tóxico para el páncreas

rico en acido fítico que inhibe la absorción de los minerales y oligoelementos, en particular del zinc

acción esteatógena a nivel hepático.

 

Se ha constatado que en numerosos niños alimentados con leche de soja una alteración de la mucosa intestinal con una degradación de las vellosidades, que favorece la enfermedad celíaca (del colón).

 

La soja y sus derivados pueden encontrarse en algunas margarinas, caldos vegetales, proteínas vegetales, etc.

 

 

 Más datos:

 

- En el 2008 un estudio de la Harvard School of Public Health demostró que el exceso de soja no fermentada tenía consecuencias nefastas en la calidad y la cantidad de semen humano. También podría perturbar la lactancia por lo que no se recomienda a las mujeres abusar de la soja no fermentada durante este período.

 

- En marzo de 2005 un informe de la AFFSA (Agencia francesa de seguridad sanitaria y alimentaria) sugiere que la exposición a los fitoestrógenos puede favorecer la proliferación y el desarrollo de tumores en las mujeres menopáusica que hayan sufrido cáncer de pecho anteriormente. Por lo contrario el consumo de soja en mujeres que padezcan este tipo de cáncer parece estar relacionado con una evolución positiva de éste. La AFFSA propone limitar el aporte diario de isoflavonas a 1mg por kilo de peso corporal.

 

- En julio de 2005la AFFSAemitió un comunicado en el que recomendaba no dar alimentos a base de soja a niños menores de 3 años por su potencial alergénico y la presencia de fitoestrógenos.

 

Más información:

http://www.soyonlineservice.co.nz/espanol/toogood2.htm

http://www.holistika.net/busqueda/articulo.asp?artid=415&s=Fórmulas%20infa ntiles%20a%20base%20de%20soja:%20hay%20motivos%20para%20preocuparse

 

About these ads
 

2 Responses to “Beneficios y riesgos de la soja”

  1. Miluuu Dice:

    muy buenoo!!! me salvó con un TP sorpresa!!!

  2. Gracias por poner estos adelantos, pues el conocer los peligros nos ayudara a cuidarnos mejor no solo se debe pensar en los negocios si en las consecuencias de su abuso.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 95 seguidores