Ecomaternal

Recursos, ideas y experiencias sobre maternidad, crianza, salud, educacion, ecologia

Vacunas peligrosas… 18 enero 2009

 

Traducción del articulo francés sobre el documental “Silence on vaccine” que salió en la televisión pública francesa el 13 de enero de 2009. Ver el original.

 

Sinopsis: Las vacunas ocupan un lugar importante en la política sanitaria pública. Sus beneficios son innegables. Y sin embargo causan víctimas de las que se habla poco y que sufren enfermedades inmunológicas o neurológicas. El reportaje investiga en Francia, EEUU y Canadá e intenta averiguar si existe una relación entre vacunas y enfermedad. También pretende determinar lo que pueden esperar las víctimas y entender si el beneficio colectivo no oculta el riesgo para el individuo. Plantea el tema de la libertad individual frente a la vacunación creciente, sobre todo para los niños.

 

Articulo:

 

La polémica sobre los riesgos crecientes de desarrollar esclerosis múltiple tras ser vacunado contra la hepatitis B no ha desaparecido. Gracias a testimonios dolorosos y explicaciones científicas, este documental incómodo propone sacar a la luz esas vacunas que se transforman en veneno en casos cada vez más numerosos.

 

Mercurio y aluminio: son sustancias que podemos encontrar en algunas vacunas administradas a los niños de forma recurrente desde una edad muy temprana. Aunque hayan permitido a las sociedades occidentales controlar males como la hepatitis, el tétanos o la poliomielitis, este reportaje afirma que seguramente hayan favorecido el desarrollo de enfermedades neurológicas, dermatológicas o reumatológicas.

 

En Quebec, los padres de Alexis de 2 años y que sufre encefalitis lo afirman. Desde que le inyectaron seis vacunas en un solo día, Alexis “ya no puede tragar, hablar, ni andar.” Estudios epidemiológicos norteamericano, francés y canadiense dan a pensar que el mercurio empleado como conservante en algunas vacunas habituales como la antitetánica o las antigripales provocaría trastornos de comportamiento y de desarrollo. Otras vacunas con aluminio, como las antihepáticas, podrían provocar enfermedades neuromusculares. Aurélie, una mujer joven llena de vida a pesar de su enfermedad explica que se manifestaron los primeros síntomas de esclerosis múltiple tras recibir la vacuna de la hepatitis B.

 

 

Lobbies farmacéuticos

 

Aunque el número de victimas esté aumentando, sobre todo entre los niños, a las asociaciones les cuesta obtener reconocimiento e indemnización ya que la relación causal entre patología y vacuna es difícil de demostrar. En Estados Unidos, Dan Burton, miembro del Congreso, ha abierto una investigación parlamentaria sobre la naturaleza de los productos contenidos en las vacunas y sus efectos en la población. Lamenta la negligencia de las autoridades norteamericanas que han avalado la puesta en el mercado de vacunas cuya toxicidad nunca ha sido realmente evaluada. Explica además que la industria farmacéutica representa “el grupo de presión más poderoso de Washington”, lo que hace que toda evaluación legislativa sea imposible.

 

A la hostilidad de los actores económicos y al inmovilismo de los políticos se suma la reticencia del mundo médico para cuestionar los beneficios de las vacunas. Reacciones alarmistas podrían hacer peligrar el objetivo de salud pública que es la vacunación. Barbara Loe Fisher, presidenta del Centro nacional de información sobre la vacunación en EEUU cuestiona la utilidad de esas políticas de salud pública: “¿A cuántas personas podemos sacrificar por el bien de la mayoría?”

 

Las victimas y asociaciones que las defienden reivindican el derecho de ser informados acerca de los productos que se encuentran en las vacunas y de los riesgos a los que nos exponemos al recibir una inyección. Formulan reservas respecto de la obligatoriedad legal de la vacunación* y piden indemnizaciones en casos de discapacidad causada por efectos no deseados. Romper la ley del silencio vigente sobre la posible toxicidad de algunas vacunas permitiría mejorar su inocuidad, de lo cual se beneficiaría la salud pública, y limitaría las tragedias de individuos que desarrollan una enfermedad por querer prevenir otra.

 

Fuertes sospechas sobre algunos componentes

 

El timerosal es un conservante a base de mercurio que se encuentra en cantidades ínfimas en las vacunas antitetánicas, antigripales, antidiftérica entre otras. Según varios estudios podría provocar trastornos neurológicos entre los cuales el autismo. El aluminio es un adyuvante presente en las vacunas antihepáticas que permite estimular la reacción del organismo contra la partícula viral inyectada durante la vacunación. Favorece por tanto la inmunización del organismo vacunado. Por lo demás se le sospecha de favorecer el desarrollo de enfermedades neuromusculares.

 

 

 

*En España NINGUNA VACUNA ES OBLIGATORIA pero se vacuna sistematicamente a los niños sin pedir nuestro consentimiento y sin informarnos de nuestros derechos ni de los posibles efectos secundarios… Sin embargo nadie nos puede obligar a ello si no queremos. Para mas informacion: www.vacunacionlibre.org

 

4 Responses to “Vacunas peligrosas…”

  1. ennombredelaverdad Says:

    Realmente admiro tu trabajo como Madre y como investigadora, sos un ejemplo de conciencia y te deseo lo mejor en tu camino de la vida! Segui luchando, segui compartiendo estos conocimientos y mas importante, no dejes que tu bebe sea infectado por el sistema que nos rodea.
    Un calido abrazo y te deseo lo mejor en este camino que esta siguiendo!

  2. ecomaternal Says:

    Gracias😉

  3. Manuel Abeledo Says:

    Lo que olvidan comentar en dicho “documental” es que debido a las protestas se realizaron estudios sobre la incidencia del timerosal y nunca se obtuvo una relación entre timerosal y cualquier trastorno. La literatura médica al respecto está a disposición de quien quiera consultarla, publicada en revistas de prestigio.

    Que la gente eche la culpa a las vacunas sin informarse y luego se quejen de no recibir información sobre las mismas cuando simplemente han ignorado los datos de las consejerías de salud y el ministerio, es tristemente irónico.

    Es curioso, además, que se haga campaña contra las vacunas porque “pueden producir enfermedades neurológicas” y se olviden por ejemplo de la polio, o que no relacionen dichas enfermedades con otros factores tan peregrinos como las vacunas. Supongo que para ellos es más plausible pensar en éstas y no en analgésicos, antipiréticos o incluso ver demasiado la televisión…

  4. ecomaternal Says:

    Hola, gracias por tu comentario, aunque como ya supondras no comparto tu punto de vista.

    Primero, te diré que en el documental si dicen que oficialmente no se ha dado credibilidad a las consecuencias que tiene el timerosal para la salud, no intentan ocultarlo de ninguna manera. Pero también han entrevistado directamente a cientificos cuyos analisis han demostrado dicha relacion y cuyo trabajo en general ha sido desacritado a partir de entonces. Estudios como este hay varios, también estan a disposicion de quien quiera consultarlos, aunque para ello hay que saber inglés porque no los hay en castellano. También se les ha dado credibilidad en lugares de prestigio como el Parlamento europeo, en las jornadas que tuvieron lugar unos años atras y cuya transcripcion integral esta disponible, aunque esta vez hay que saber francés porque de nuevo no han sido traducidas al castllano…

    Segundo, la gente como yo no echamos la culpa a las vacunas sin informarnos, conocemos los datos de las concejerias de salud y del lministerio, también de la asociacion española de pediatria asi como de otros organismos oficiales nacionales e internacionales, y de médicos y pediatras de prestigio que estan a favor de la vacunacion. Pero para hacernos una idea también necesitamos leer otro tipo de informacion y también hay mucha informacion de otros organismos nacionales e internacionales, de cientificos, médicos y pediatras criticos con las vacunas, por cierto incialmente tenian mucho prestigio pero una vez que dieron a conocer su postura critica o su oposicion a las vacunas curiosamente dejaron de tenerlo.

    Tercero, no nos olvidamos de enfermedades como la polio y otras muchas cuya erradicacion se atribuye a las vacunas. Simplemente no nos hemos quedado solo con lo que nos han dicho siempre, porque necesitamos que nos demuestren las cosas, hemos leido otro tipo de informacion, observado otros datos ademas de los que da por ejemplo la asociacion española de pediatria, y eso nos ha llevado a pensar que lo que nos han contado siempre puede que no sea cierto y que los datos oficiales aunque no son falsos puede que sean solo parciales.

    Cuarto, la gente que nos preocupamos por nuestra salud y la de nuestros hijos y familiares también tenemos en cuenta los efectos secundarios que pueden tener analgésicos y demas medicamentos alopaticos, y precisamente procuramos no recurrir a ellos porque sabemos que pueden ser nocivos. Eso no quita que también nos preocupen los efectos secundarios de las vacunas…

    Quinto, no creo que el problema venga del hecho de que veamos demasiado la television. Acaso se suele hablar de forma critica de las vacunas en la tele? Si algun reportaje habla mal de ellas pocas veces sale en la tele, ni aqui ni en ninguna parte. El caso del reportaje de Lina B Moreco no es frecuente. Lo echaron porque evidentemente, es un buen trabajo de investigacion desde el punto de vista periodistico, que gano un premio al mejor documental en Quebéc. Pero como te digo, no es comun y en las semanas siguientes hubo numerosos debates sobre el tema donde la gran mayoria de los invitados eran provacunalistas. En España desde luego solo oiras alabanzas sobre ellas. Si viéramos mucho la television y esa fuera nuestra unica fuente de informacion, como lo es para la gran mayoria de la gente, precisamente creo que todos estariamos a favor de las vacunas al 100%.

    Por ultimo, todo depende del punto de vista que uno tenga sobre el sistema en general, y las insituciones nacionales e internacionales en particular. Las personas que no dan credibilidad a los estudios que ponen de realce el peligro de las vacunas suelen confiar en lo que se diga oficialmente. Eso es genial, porque al menos pueden vivir tranquilas, sabiendo que el gobierno y las intituciones velan por nuestro bien y por nuestra salud. A veces lo echo de menos, y me gustaria poder hacer lo mismo. Pero para mi, ninguna insititucion tiene por qué ser objetiva. Esta constituida por personas que como todas tienen puntos vista particulares, pueden ser corrompidas por sobornos, pueden equivocarse. Siempre las financia alguien, si no de donde les iba a llegar el dinero? Es importante que tengamos derecho a poner en duda su credibilidad. Tienen mas medios economicos y se les da mas difusion en los medios de comuncicacion y en la prensa especializada, pero significa eso que lo que hacen es necesariamente objetivo y verdadero, que no se pueden equivocar y que no puede haber conflicto de intereses? Mas bien parece que son de lo mas normal en el sector de la salud: a menudo los que controlan un medicamento trabajan para el propio laboratorio que la fabrica. Dicen que asi tienen mejores conocimientos sobre el tema… Es eso normal y fiable? Creo que todos debemos tener derecho a informarnos por otros medios para comprobar que lo que nos dicen y las decisiones que se toman son realmente buenas y no van a perjudicar a nadie.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s