Ecomaternal

Recursos, ideas y experiencias sobre maternidad, crianza, salud, educacion, ecologia

Silence on vaccine / Shots in the dark 31 enero 2009

Filed under: Vacunas — ecomaternal @ 2:57 pm

Silence, on vaccine (Silencio, se vacuna) / Shots in the dark

Traducciones de Ecomaternal

Blog de la realizadora

Web del documental

 

 

 

Lina B. Moreco es una realizadora quebequesa comprometida que suele tratar temas delicados relacionados con problemas de ética social y de los que se habla poco. Quiere sacar a la luz el trato que reciben las personas más vulnerables por parte de los que detentan el poder.

 

En el marco de la investigación realizada para su anterior película “Médecine sous influence” (2004) que recibió el premio Géminis al mejor documental, conoce a padres cuyos hijos desarrollaron enfermedades neuroinmunitarias tras una vacunación. “Al profundizar la investigación descubro que, a pesar de la frecuencia de semejantes accidentes postvacunales, sigue reinando una la ley del silencio en la profesión medica. Conmovida por la poca ayuda accesible a las victimas realizo “Silence, on vaccine.”

 

Con esta película la realizadora denuncia el inmovilismo de las autoridades sanitarias. Rodado en Quebec, Francia y Estados Unidos el documental subraya la amplitud del problema. Además de victimas, familias y médicos, investigadores de alto nivel dan su opinión sobre el tema y contribuyen a desmitificar los procesos complejos que rigen los efectos secundarios de la vacunacion.

 

Son historias de vidas escondidas

 

“En realidad, para los expertos en salud pública, «no existe prueba científica que establezca fuera de cualquier duda una relación causa-efecto entre la vacunación y las enfermedades que sufren esas personas». Por consiguiente, para determinar la relación causal, los enfermos necesitan un abogado, exponer su historia ante la justicia, enfrentarse a los expertos de la industria farmacéutica y demostrar a los organismos de salud pública que la vacuna ha deteriorado su salud. Es siempre la lucha entre David y Goliat sobre la que poco hablan los medios de comunicación.

 

La película

 

“Según las recomendaciones, un niño norteamericano recibe unas 48 dosis de 14 vacunas diferentes antes de los 6 años, el doble de lo prescrito hace 25 años. A pesar de ese incremento exponencial se realizan pocos estudios independientes de la industria farmacéutica sobre sus efectos secundarios a largo plazo. Una situación preocupante cuando conocemos el número elevado de sustancias tóxicas que entran en su composición.

 

“Preocupados, varios pediatras y científicos dan la voz de alarma. Investigaciones que se están realizando parecen indicar que la vacunación sería directamente responsable de desórdenes inmunológicos o neurológicos en algunas personas predispuestas genéticamente o neurológicamente a reaccionar mal a los componentes de las vacunas. Autismo, esclerosis múltiple, síndrome de Guillain-Barré miofascitis de macrófago, encefalitis, parálisis, neuropatías y otras; la lista de las enfermedades catalogadas indica claramente la gravedad de la situación.

 

“Pese a esas constataciones, la industria farmacéutica y las autoridades gubernamentales se niegan a ver en ello un problema serio y rechazan de entrada cualquier relación causa-efecto basándose en estudios someros de los cuales algunos se remontan a finales de los años veinte. Cuando sabemos que el uso de conservantes como el timerosal (mercurio) contribuye a reducir los costes de producción, la reacción de la industria farmacéutica nos deja más que  perplejos.”

 

Cuidado, tema tabú

 

“Con “Silence, on vaccine”, tuve la sensación de encontrarme en la Edad Media cuestionando la existencia de Dios. Cuántas veces me dijeron «no deberías hablar de vacunas, salvaron vidas» o «no se debe cuestionar la eficacia de las vacunas, es peligroso…»

 

¿Cuáles son las consecuencias de ese silencio?

 

“Sea cual sea la sociedad en la que vivimos, no tener derecho a hablar de un tema impide a cualquier persona expresarse libremente. No hay espacio para el debate. Eso explica que haya pocos médicos de Quebec, pediatras o demás de medicina tradicional en mi película. Aquellos con los que hablé, aquéllos que aceptan  no vacunar según el calendario propuesto, que hablan con los padres sin utilizar su superioridad profesional, no podían hablar abiertamente de su punto de vista delante de la cámara. Son presos del tabú.

 

El silencio condena al silencio y a la ignorancia

 

“Entonces cuando me dicen que pocas personas tienen enfermedades como consecuencia de las vacunaciones pregunto lo siguiente:¿ cómo se puede conocer la no existencia de algo si no tenemos derecho a hablar de ello libremente?

 

“Las respuestas son: ‘varios estudios científicos demuestran que no hay relación causal entre la vacunación y la aparición de enfermedades’. Bueno, también habría que añadir que: todos los estudios están realizados sobre personas vacunadas. No existe ningún grupo de control, como se ve en un laboratorio, que estos estudios están financiados por la industria farmacéutica, que cuando un médico como el Doctor Chérin se atreve a escribir sobre el tema en el ámbito de mi película, ve su credibilidad de especialista puesta en duda.

 

“Decir que no hay relación es lo mismo que decir: en el contexto de un estudio que opone un grupo de personas que fuman dos paquetes de cigarrillos al día y otro que fuma un solo paquete al día, encontramos el mismo tipo de enfermedades de pulmón, por consiguiente, no hay relación entre el cigarrillo y el cáncer de pulmón. Una hipótesis como esta era creíble en los años 70.

 

“Es cuestionable, lo sé, pero es evidente que no preguntar o no querer saber, abre la puerta de par en par para otro malestar que evoca el congresista Dan Burton durante el documental: «¿Estaremos dejando demasiado espacio a la industria farmacéutica en el proceso de decisiones que afectan nuestra vida?»

 

“Me gustaría añadir lo siguiente: ¿no estaremos dejando la suerte de nuestra inmunidad natural entre las manos de una industria que ve en la producción y el invento de vacunas un simple medio de sacar beneficios? ¿Podrán los niños de hoy sobrevivir o vivir sin someterse a un calendario de vacunaciones cada vez más imponente? ¿Podrán vivir sin vacunas?”

 

 

 

 

 

2 Responses to “Silence on vaccine / Shots in the dark”

  1. CaminOa1984 Says:

    Sinceramente, te felicito por la valentía de este post.

    Aunque, con tanta “democracia” y “libertad de expresión y de opinión”, resulta un tanto contradictorio decir eso, ya que nos han hecho creer que cualquiera puede brindar su punto de vista sobre cualquier tema, sin sufrir ninguna consecuencia.

    Pero más que todo eso, lo que se deduce como inadmisible es que -en los comienzos del Siglo XXI- aún creamos en tabúes como es la vacunación. La madre naturaleza es muy sabia, mucho. Y mucho más que la mano del ser humano para mutarla o intentar cambiarla.

    Para no extenderme demasiado en este comentario, me gustaría compartir con vos y tus lectores, un excelente documental australiano sobre la vacunación.

    Vacunación: La Verdad Oculta

    http://video.google.com/videoplay?docid=-429399131630926379

    Saludos y este blog pasa a engrosar mi blogroll. Gracias.

  2. ecomaternal Says:

    Gracias por tu comentario. Estoy de acuerdo contigo, nos hacen creer que nos informan y que todas las opiniones valen pero en realidad los que manejan el sistema han encontrado la forma idonea de solo dar validez a las que sirven sus propios intereses. Y pensar que hay gente que cree que 1984 sigue siendo ciencia ficcion…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s